Pueblo gitano, pueblo invisible

¿Ha cambiado la situación del pueblo gitano en Europa en este último año? Desgraciadamente no. Hace unos días un candidato del partido fascista Jobbik proponía enviar a los gitanos a Siberia. Este partido ha conseguido que un 21% de los votantes introdujera una papeleta en las urnas para el parlamento húngaro, consiguiendo 23 escaños y convirtiéndose en la tercera fuerza política. En las elecciones celebradas el pasado seis de abril, 985.029 húngaros han dado el apoyo a un partido con ideario antigitano. 

Estaría bien poder hablar de otras aspectos del pueblo gitano, teniendo en cuenta el desconocimiento, la ignorancia y los prejuicios que existen sobre este pero la realidad en Europa es demasiado dura y peligrosa como para obviarla. El ideario antigitano no se limita exclusivamente a Hungría sino que se extiende a gran parte de los países europeos, muy agresivos hacia lo gitano y con prejuicios muy asentados en la mayoría de la población. 

Esta deriva es una de las formas que adopta el ascenso del fascismo, con la aparición y el crecimiento de grupos y partidos políticos de extrema derecha que incluyen en sus programas medidas antigitanas, pero también con la apropiación de estas medidas por parte de partidos que se sitúan en la derecha o el centro derecha [en Francia no solo la derecha en el gobierno sino la socialdemocracia de Hollande ha expulsado a familias gitanas del país]. 

En el Estado español, la defensa del pueblo gitano no forma parte del discurso de ninguno de los partidos políticos, ni en la izquierda ni en la derecha, a pesar de que se estén cometiendo las mayores violaciones de los derechos fundamentales de personas por su origen étnico. Es evidente que los prejuicios existentes no favorecen que un partido político abandere, no con la boca chica, la defensa de los derechos del pueblo gitano y denuncie los ataques y agresiones que sufre este pueblo en los países europeos. Y es una pena porque lo que se necesita es la visibilización del maltrato, información y denuncia sin paliativo alguno. La defensa y el apoyo al pueblo gitano es ineludible para cualquier antifascista.

Los gitanos no solo son invisibles para gran parte de la población, a no ser que alguno de ellos se vea envuelto en algún delito. También sus problemas y sus desgracias. El día internacional del pueblo gitano es una efeméride que debería invitar a la reflexión sobre lo que ha sido y es la historia de este pueblo, y la responsabilidad de las personas no gitanas en la misma, pero no es así para la mayoría. Vivimos en un estado donde sus televisiones emiten programas en los que se afianzan los prejuicios y estereotipos y en una europa donde se les mata, se les recluye y se les expulsa. Esto no es una preocupación para la mayoría. Los gitanos solo se mencionan cuando se cuenta un chiste. Y las risas que provoca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s