Cientos de gamonales


Foto @gabalaui


Y en esto que llega el Partido Popular al poder y mandó parar pero nadie le hizo caso. Solo este fin de semana, en Bilbao, más de 100.000 personas salen a la calle en defensa del proceso de paz ante la irresponsabilidad del gobierno estatal. En el barrio del Gamonal en Burgos y en Melilla sacan las barricadas a la calle


Tres puntos del mapa ibérico que arden contra la injusticia, la corrupción y la precariedad. Deberían ser cientos los que se levantaran en todo el estado español, que no hubiera suficientes antidisturbios para cubrir cada uno de ellos. Se les pondría de corbata. 

Y es que quién juega con fuego, se quema y el gobierno de Rajoy, abriendo tantos frentes y fomentando la corrupción y la injusticia allá donde gobierna, no puede esperar un resto de legislatura tranquila. Y la chispa salta donde menos se la espera. En sitios como en el Gamonal. 

La gasolina ni siquiera hace falta que la compremos. Nos la regalan a manos llenas. Gallardón inflama hasta a las mujeres de su partido y solo contenta a las meapilas, de misa de domingo y de cinturón de castidad, y a las contrahechas intelectuales. 

Fernandez Díaz escucha los cantos de sirena de la ultraderecha que se disfraza de víctima mientras deja pasar el proceso de paz como si no fuera cosa de este gobierno. O pone cuchillas en las fronteras de Melilla. O juega a la represión con el anteproyecto de ley de seguridad ciudadana. Solo que no es un juego. 

Venden las 40 medidas del gobierno como si fueran los grandes éxitos de los cuarenta principales mientras las personas de a pie siguen perdiendo sus casas, sin encontrar trabajo, aguardan su turno en las colas que se forman en las puertas de los comedores sociales, apagan la calefacción porque no pueden pagar el coste de la electricidad, rebuscan en los contenedores algo de comida y miran el futuro con algo más que desesperación. 

Su optimismo y sus sonrisas son viento que hace avivar la hoguera. Cada día se alimenta el fuego con la leña de las infantas, urdangarines y monarquías corruptas, los blesas que tanto abundan en la península ibérica, en las islas y en las olvidadas Ceuta y Melilla, la Gürtel y sus Bárcenas, los corruptos que pueblan cada uno de los gobiernos populares y los consejos de administración de las grandes corporaciones.

Las barricadas, a estas alturas, deberían formar parte del paisaje de todas las ciudades del estado español. Quién sabe. Cuando menos se lo esperen igual surgen cientos de gamonales. Y entonces ni siquiera los bomberos acudirán a su llamada.



[La fotografía no es del barrio del Gamonal. Fue tomada en la noche del 19J del 2012 en el barrio de las letras de Madrid]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s