Hoy ha muerto una mujer

Mientras en las tertulias políticas se discute sobre la idoneidad de las medidas del gobierno, las personas de carne y hueso las sufren y alguna de ellas decide dejar de vivir por una miserable deuda de 900 euros, la misma cantidad que algunos privilegiados tendrán en sus carteras para pasar el día, y la realidad de un desahucio. La crisis la siguen pagando los más débiles, los que se ven indefensos ante la fuerza de las administraciones, ante las leyes injustas y las decisiones deshumanizadas que se toman desde los gobiernos. La desesperación está al lado de los que no ven salida frente a los que deciden desde sus despachos cómo deben funcionar las cosas ahí afuera, sin importar las consecuencias que se puedan derivar en las familias. Hoy ha muerto una mujer. Se llamaba Amparo  y tenía 45 años. No es la primera y probablemente no será la última. Esta muerte inducida tiene responsables, que se encuentran en la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS), en el Ayuntamiento de Madrid y en el gobierno del estado español que abocan a las personas a vivir situaciones insostenibles y a tomar decisiones dramáticas. Frente a la agresión y el acoso, solo queda la solidaridad y la unión. Ante esta muerte, solo queda señalar a los culpables y procurar su enjuiciamiento. La conciencia les acompañará el resto de su vida. Si es que la tienen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .