La necesidad de una auditoría olímpica para Madrid

El fracaso de las olimpiadas Madrid 2020 estaba cantado desde que Gallardón decidió, por su cuenta y riesgo, continuar con el despropósito de competir por un evento excesivamente caro en un ciudad extremadamente endeudada. Una deuda que indica el despilfarro económico del ayuntamiento, que si se une al de la la Comunidad de Madrid, nos encontramos con una de las peores y, probablemente, delictivas gestiones desde la muerte del dictador Francisco Franco. La auditoría de la deuda madrileña, al igual que a nivel nacional, se hace imprescindible para que los madrileños conozcan en qué se han gastado el dinero público las diferentes administraciones de gobierno del Partido Popular. Las olimpiadas representaban la continuación de un modelo económico y de ciudad que ha resultado ineficaz y que ha derivado en innumerables casos de corrupción, en los que están implicadas personas notables del partido popular madrileño. A pesar de que el fracaso estaba garantizado, los populares han jugado a engañar a la opinión pública, continuando el dispendio económico, el despilfarro de dinero público, a costa del pueblo de Madrid que sigue sufriendo tasas inaceptables de desempleo y de trabajo precario, desahucios y un deterioro constante de servicios públicos fundamentales como la sanidad o la educación. La decepción, la tristeza por la eliminación “inesperada”, de los representantes políticos es una puesta en escena difícil de creer. No así, por supuesto, la de los deportistas. Aunque muchos madrileños, que priorizan el evento deportivo frente al gasto excesivo que supone en el contexto de crisis económica actual, han apoyado la candidatura, otros muchos han criticado y protestado contra la misma señalando las necesidades sociales que realmente necesita el pueblo de Madrid. En todo caso, el apoyo distaba mucho de ser mayoritario por lo que las cifras que se han manejado en la candidatura y que se trasladaron al comité olímpico son simplemente inventadas. Esta carrera olímpica ha sido patrocinada exclusivamente por los populares, con un interés mercantilista, a espaldas de los ciudadanos y con evidente desprecio de las necesidades de los madrileños. De hecho, la política de la administración municipal y comunitaria ha ido dirigida a socavar los servicios públicos, ha apoyado y alentado la represión policial de las protestas ciudadanas, ha mirado hacia otro lado ante los dramas familiares y personales que provoca el desempleo o los desahucios y, sobre todo, los dirigentes han seguido manteniendo, y algunos mejorando, su nivel de vida, muy por encima de la media madrileña. Lo mejor que podía pasar es lo que ocurrió en Buenos Aires. Ahora es necesaria una auditoría que exponga el derroche económico que han supuesto las tres candidaturas consecutivas de la ciudad de Madrid, el coste de las obras y de los actos de promoción y las delegaciones olímpicas españolas y cualquier otro gasto relacionado. Por supuesto que el Partido Popular se negará pero la obligación del ciudadano es exigirla. No podemos quedarnos con los brazos cruzados, tomando a relaxing cup of café con leche en la plaza Mayor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s