Tras la fachada se encuentran las cloacas

Si hay una palabra que puede desatar a las bestias abisales del Estado Español es independencia. El antiindependentismo forma parte del ADN de la derecha española y ha conseguido contagiar a una gran parte de la ciudadanía. Detrás de este anti se encuentran las mayores patadas y la mayor burla al proceso de democratización que se ha intentado desarrollar en este estado. Infructuosamente, como se puede comprobar en la actualidad. Desde el GAL pasando por la ley de partidos, con infaustos ejemplos como el de Egunkaria, hasta las reacciones mediáticas y políticas al estatut catalán y las mentiras, tergiversaciones y manipulaciones sobre las realidades nacionales. El asunto del borrador de un informe policial, sin fecha, sin firma y sin sello, es un ejemplo de lo que Mas llamó las cloacas del estado, las cuales conoce y participa como representante destacado de las élites económicas catalanas y colaborador necesario de sus correligionarios del Partido Popular. Mas ha tocado una tecla muy sensible. Ha estimulado a la bestia que se esconde tras el andamiaje pseudodemocrático de la derecha española. Hasta el golpista Tejero ha enseñado su surrealista patita.

El borrador es, sin duda, un arma de destrucción masiva de las supuestas aspiraciones independentistas catalanas, dejando en fuera de juego al abanderado interesado y a su partido, con el objetivo de evitar una posible mayoría absoluta y de mandar un aviso a navegantes, puesto que quien no tenga las manos manchadas de corrupción en las élites políticas que levante la mano. Y si no las tienen, avivar las sospechas en un clima de desconfianza ciudadana también vale. Un borrador creado para la ocasión en los hornos de las cloacas del estado, en el momento esencial de las elecciones catalanas y difundido por el diario El Mundo, que avivó teorías fantásticas como la del 11M y que no destaca por rigor y credibilidad, buscando influenciar y pervertir todo aquello a lo que se refiere en sus páginas, siempre con intereses espurios. El gobierno, el Partido Popular y miembros significados con ambos, como Ignacio Cosidó, han dado alas con sus declaraciones a la credibilidad del documento, apoyado mediáticamente por todos los medios vacunados contra el independentismo. En relación a esto los ultras no tienen límites y no les importa  seguir hiriendo de muerte a la paupérrima credibilidad democrática del Estado Español.

Pero no hay mal que por bien no venga porque esta maniobra viene a evidenciar la miseria democrática de las personas que nos gobiernan y la imparable putrefacción de este sistema. Muestra a las claras que no importan los medios si el fin es conjurar uno de sus mayores demonios. Aunque la consecuencia sea difuminar un más que deseado horizonte democrático. Se evidencia que tras la fachada se encuentran las cloacas. Y sí, son nauseabundas, repulsivas e insanas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s