Reconquista y fundamentalismo religioso en la España del siglo 21

Educación para la ciudadanía. Esta asignatura ha sido el campo de batalla moral de los neoconservadores y la derecha cristiana. No tiene que ver con la política sino con la distorsión ideologizada de la realidad a través de la cual grupos religiosos intentan imponer su visión moral del mundo a la sociedad. Para ello no han dudado en ir en contra de derechos fundamentales de las personas, en esta particular defensa de supuestos derechos en negativo: para imponer mi visión moral, elimino tus derechos. No tienen pudor en llamar adoctrinamiento ideológico a la defensa y el respeto por las diferencias y a la consecución de derechos de determinados colectivos. Con las modificaciones que el fatídico ministro de educación, Wert, incluirá en la asignatura se eliminarán las referencias a los “prejuicios sociales racistas, xenófobos, antisemitas, sexistas y homófobos”, de los cuales los neoconservadores coleccionan a manos llenas, y se pasará a defender un modelo económico concreto, el neoliberal, a partir de “la importancia de la iniciativa privada económica y social”, la defensa de la familia tradicional frente a otras variantes como la familia homosexual [“la familia en el marco de la Constitución”] o el fomento de posturas radicales antiabortistas [“respeto a la vida y la dignidad humana”]. También se eliminarán las referencias a los afectos y las emociones; las relaciones entre hombres y mujeres; la pobreza en el mundo; y la falta de acceso a la educación como fuente de pobreza, según informa el Huffington Post. La controversia ante esta asignatura ha sido y es minoritaria pero la Conferencia Episcopal y los grupos de presión cristianos la han convertido en noticia de primera plana en su lucha por imponer su particular, reduccionista e intolerante visión moral de la sociedad. Esta lucha se ha magnificado con la palabra libertad, prostituyéndola indecentemente. Aún así el ala más radical de la derecha cristiana, partidaria de la desaparición de la asignatura, no está contenta y critica a Wert por hacer solo estas ligeras modificaciones.

Los neoconservadores son conscientes de la importancia de la educación y la polémica con esta asignatura se debe entender dentro del marco de defensa de los privilegios que la Iglesia Católica, de la mano de grupos fundamentalistas como el Opus Dei, los Legionarios de Cristo o la Asociación Católica de Propagandistas, detentan en el sistema educativo a través de los colegios concertados, que parasitan recursos públicos, y su extensa red de colegios privados. La fuerza para oponerse a esta asignatura, y su lucha contra la educación pública, la extraen del control que tienen de la educación financiada con dinero público. Economía e ideología se dan de la mano. El gobierno actual, a través del decreto ley aprobado en el Consejo de Ministros, allana el camino de la iglesia en el control de los contenidos de las asignaturas mientras en paralelo les financia sus centros educativos y fortalecen su actual hegemonía en la educación. Esta es su particular reconquista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s