Nosotros, el 99%, somos los enemigos



Dice Gallardón que no se puede criticar a quienes garantizan que seamos ciudadanos libres en una nación libre. Otros dicen que entre los manifestantes hay grupos organizados violentos. Otros que como cortaron la calle estaba justificada la actuación policial, que no la corten. Otros dicen que es una estrategia de la izquierda para atacar al estado de derecho. Otros que son enemigos y que como tales no van a desvelar sus fuerzas. Otros dicen que además de estudiantes son delincuentes y agresivos. Otros que si toman violentamente la calle, hay que expulsarlos violentamente. La derecha política y mediática no deja de justificar y validar la violencia de la policía, fruto esta de la incompetencia para gestionar situaciones sociales conflictivas. Muchos de ellos jamás han tenido que llevar mantas a su instituto porque no había calefacción. Ni han tenido que protestar por injusticias porque la vida se lo ha dado todo de serie. Hablan de sacrificio y de mérito cuando ellos han partido de posiciones privilegiadas. ¿Qué se puede esperar que diga Gallardón si siempre ha estado del lado de los que pegan? Es su libertad la que defiende, no la de los ciudadanos. La libertad de decidir, de hacer y deshacer para mantener sus privilegios, la libertad de los que miran la crisis por el retrovisor, de los que piensan que la crisis no es más que un hecho sociológico del que son meros espectadores, que no entienden que alguien corte una calle como protesta por el estado precario de la educación pública. Les gustaría que protestáramos en un manifestódromo, donde no nos tengan que escuchar ni ver, que formáramos en filas disciplinadas, en perfecta sincronía, y gritáramos a los cuellos de las camisas. No les gusta que les molestemos, ellos están en otras cosas, en tomar decisiones que les permita mantenerse allá arriba, donde están, en la cima del mundo. Quieren vivir tranquilos en sus palacios de cristal. ¡No molesten!


El enemigo del sistema es la persona libre, es decir, la que cultiva el deseo, la que tiene conciencia, la que opera en la realidad desde esa conciencia. La que educa y cultiva el deseo de ser persona“. (La indignación en la encrucijada)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s