No es suficiente la condena sin una crítica de la ideología de extrema derecha

En relación al artículo escrito por @federicoquevedo: Izquierda y derecha se tiran a la cara los muertos de Oslo >>

El periodista Federico Quevedo critica la utilización política del atentado terrorista de Noruega cuando es el primero en utilizarlo políticamente al no cuestionar las motivaciones ideológicas que están detrás de las acciones del terrorista noruego de extrema derecha. Y no lo hace por el simple motivo de que los planteamientos ideológicos de la derecha, no ya de la extrema derecha, hacia la inmigración, el islam o el marxismo son muy similares a los defendidos por el asesino. ¿Cuántas veces se ha hecho referencia al marxismo -y derivados: socialismo, comunismo…- como una ideología asesina contra la que hay que defenderse? ¿Cuántas veces se ha concebido el islam como una religión invasora que quiere acabar con las raíces cristianas de occidente? ¿Cuántas veces se ha tachado a la inmigración de invasora o se ha acusado a un gobierno de permitir la entrada masiva e incontrolada de inmigrantes? ¿Cuántas veces se ha vinculado a la inmigración con delincuencia? Estas acusaciones las he escuchado decir por muchos militantes y dirigentes del Partido Popular, entre ellos el tan admirado por la derecha José María Aznar.

Aquí van algunas declaraciones de Aznar:

Sobre el Islam >> 
Sobre la inmigración >>

Federico Quevedo dice que qué más da las ideas políticas que pudiera expresar…lo cual resulta curioso cuando la derecha mediática, con la cual este periodista colabora, no deja de destacar las ideas políticas de los que ellos llaman grupos antisistema de extrema izquierda o ataques de grupos terroristas musulmanes, criminalizando las ideas de izquierda o la religión del islam y vinculándolas con la violencia, la inseguridad y el caos. Para justificar su planteamiento utiliza algunos argumentos falsos como cuando dice que es literalmente imposible ser ultracristiano y masón. Buscar en google “masonería cristiana” es suficiente para desmontar este argumento. Para dejar en un segundo plano el carácter ultraderechista del terrorista destaca que está loco, es un psicópata y un esquizofrénico. Pero el despiste evidente de este periodista se encuentra en esta frase: “…de vez en cuando surjan estos elementos en nuestra sociedad..” ¿De vez en cuando? Afortunadamente estas matanzas no son frecuentes en Europa pero “estos elementos” que defienden ideas racistas, xenófobas y violentas son más que frecuentes y más en los últimos años. Según el Movimiento Contra la Intolerancia en España se producen unas 4.000 agresiones anuales de la extrema derecha, ocultas bajo los calificativos de vandalismo, violencia juvenil o enfrentamiento entre bandas. En Europa los partidos políticos de extrema derecha están consiguiendo la confianza de cada vez más ciudadanos y esto no es un pequeño fenómeno sino que se produce en países como Holanda, Italia, Austria, República Checa, Hungría o Noruega, entre otros. Los ataques a la población gitana en Hungría (estoy hablando de asesinatos) o Alemania se producen con preocupante frecuencia. Las agresiones a militantes de izquierdas, los ataques a mezquitas o la criminalización de colectivos turcos y de inmigrantes es también habitual. No es una broma. Estamos viviendo un auge de la extrema derecha. En España, es especialmente activa y en las últimas elecciones ha conseguido suficientes votos para tener presencia en las instituciones. ¿Es a esto a lo que el periodista Federico Quevedo se refiere como “de vez en cuando”? ¿Es conocedor de estas situaciones? ¿Cree que en la actual situación de crecimiento de movimientos de extrema derecha se puede minimizar lo sucedido en Noruega? Aquí en España ha habido muertes por la violencia de la extrema derecha ¿o es que no se ha enterado?

Quedarnos solo en la condena, no va a ayudar a construir una sociedad más habitable, mas respetuosa ni más plural. Hay que señalar a las ideologías de la extrema derecha, los fundamentalismos religiosos incluyendo a los cristianos, la islamofobia y la criminalización de la inmigración, en general, y de grupos étnicos en particular. Porque estas ideas han matado y siguen matando. Todos somos responsables de cuidar nuestro lenguaje cuando nos referimos a ciertos temas, no podemos convertirlos en blancos del odio y la intolerancia. No nos puede cegar nuestra ideología política para criticar sin ambages ideas que matan y si uno coincide con alguna de ellas, es hora de replanteárselas y de hacer una reflexión autocrítica sobre qué pensamos. Aún así en algo coincido: “una reacción común y unívoca de absoluta condena, rechazo y repugnancia por su manera de ser, de pensar y de actuar”. Pero no es suficiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s