Elefantes reales y urdangarines

S. Barrenechea (Efe)

Mucho se ha hablado de la cacería de Juan Carlos en Botswana y de la necesidad de un mayor control no solo de sus actividades públicas sino también privadas del monarca. La irresponsabilidad del Jefe de Estado ha sido criticada por un amplio sector de la ciudadanía así como por partidos políticos, algunos eso sí con la boca bien pequeña. Por supuesto que hay otro sector ciudadano y político acrítico, que cumple el papel de súbdito leal, propio de los borregos amansados, esos que siempre están detrás de la familia real aplaudiendo con la baba medio colgando de la boca. Aún siendo este hecho lamentable, a parte de descriptivo de la catadura moral del monarca, el verdadero escándalo real no tiene que ver con elefantes sino con urdangarines. No sabemos todavía el grado de implicación del monarca en los negocios de Urdangarín pero todo apunta a que no solo era conocedor sino también colaborador, a parte de cómplice por no haber informado a la justicia de los tejemanejes de su yerno. Aunque ¿cómo iba a denunciar los delitos de los que él mismo participó? La tragedia y el disparate nacional es que el jefe de estado español esté implicado en corruptelas, negocios turbios y fraudes fiscales y no pase nada. Ya sabemos que constitucionalmente es irresponsable, civil y penalmente, pero no hay elefante, por muy grande que sea, que pueda ni deba ocultar todo esto. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s