La fuerza transformadora del pensamiento colectivo


En los dos últimos meses se ha producido en el estado español un hecho singular. Muchos ciudadanos han salido a las calles y a las plazas de su ciudad, se han sentado en círculos y han empezado a debatir, a opinar, a escuchar, a reflexionar, a consensuar, a proponer, a decidir y a actuar. Algo inesperado a pesar de las agresiones políticas, sociales y económicas que estaban (y que continúan) sufriendo no solo los españoles sino los habitantes de cualquier país del mundo. Los ciudadanos ocupando los espacios públicos y reflexionando colectivamente. Sin duda que esto es un cambio en las reglas del juego. No es una revolución, como algunos pensaban en un primer momento y que así se encargaron de publicitar al exterior como #spanishrevolution, pero sí es un cambio sustancial del papel que el ciudadano ocupaba en el sistema. Pasa de ser un sujeto pasivo a uno activo, de un contenedor de propuestas de otros a un generador y difusor de las propias, se pasa de un pensamiento individual a uno colectivo y, por consiguiente, transformador. Se reivindica un espacio no solo físico sino también filosófico porque la fuerza no está en la capacidad de generar propuestas sino en la fuerza transformadora del pensamiento colectivo. En una sociedad netamente individualista y materialista como la nuestra, que se produzca un movimiento de estas características es un hito extraordinario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s