Los políticos madrileños se esconden detrás de la policía

Alberto Ruiz Gallardón ha jurado su cargo mientras la policía nacional y local impedía el libre acceso a la Plaza de la Villa a cientos de madrileños, que querían expresar su malestar con la situación política actual. Un movimiento pacífico de personas, demostrado a lo largo de un mes lleno de protestas, de reflexión, de propuestas y de acción sin apenas incidentes violentos en todo el estado español. A pesar de la naturaleza pacífica de este movimiento, Gallardón y el Ministerio de interior han blindado las entradas a la plaza con policías. No sé si para evitar que su juramento se viera enturbiado por el ruido ensordecedor de la cacerolada, que le tenía preparada la ciudadanía, o para crear contextos de violencia donde la policía pudiera actuar de forma agresiva y, de esta manera, asociar a un movimiento netamente pacífico imágenes de violencia que ayudaran a desacreditarlo. Independientemente, qué miedo tiene la clase política a la libre expresión de los ciudadanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s