Una estrategia para neutralizar las propuestas de los ciudadanos

Uno de los riesgos del movimiento ciudadano que se expande por toda España pasa por la usurpación de sus propuestas por los partidos políticos. Es la manera que tienen de desactivarlas: hacerlas suyas, prometer estudiarlas, comprometerse a llevarlas a cabo o cualquier otra fórmula que sirva para arrebatarlas de su fuente original. No se les está pidiendo que las estudien ni que las valoren. Se exige que se hagan. No son los partidos políticos quienes deciden lo que hay que hacer sino los ciudadanos (organizados a través de órganos de participación y decisión como las asambleas) y esto es lo que no entienden los políticos de la vieja guardia, habituados a hacer y a deshacer a su antojo, sin necesidad de ofrecer ninguna explicación a los ciudadanos. Ahora, preocupados por las dimensiones que están alcanzando las concentraciones multitudinarias en toda España, los partidos políticos intentan situarse cerca de los manifestantes y controlar su discurso. Si lo consiguen, adiós muy buenas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s